INICIO        CONVOCATORIAS         CALENDARIO         BIBLIOTECA DIGITAL         REVISTA BACHILLER         CONTACTO  PLANES Y PROGRAMAS DE ESTUDIO

DIRECCIÓN GENERAL         LOS MOCHIS         GUASAVE         GUAMÚCHIL         CULIACÁN         MAZATLÁN        CENTROS CULTURALES        HOMOLOGACIÓN

Al disertar la conferencia “Inclusión educativa. Cambios para avanzar”, el Ing. J. Antonio Malacón Díaz,  del Centro de Estudios Justo Sierra de México, explicó que la educación inclusiva es una concepción educativa asentada en el humanismo, concebida y enderezada a formar ciudadanos para la diversidad y la complejidad de hoy y de mañana, para la realidad de aquí y la realidad del mundo.

 

Malacón Díaz comentó que la escuela de nuestros días proporciona a la juventud una educación escolar tecnocrática y pragmática que hace énfasis en el adiestramiento para el mercado laboral y el consumismo; forma más para el poseer que para el deber, la justicia y la solidaridad. “Centrar la educación en el adiestramiento es producir sociedades deshumanizadas”, dijo.

 

Para lograr una educación inclusiva hay que educar a todo el alumnado, sin distinción de ningún tipo, que es la finalidad primera de la escuela pública, comentó el conferencista, quien señaló que hay quienes no tienen la oportunidad de adquirir ni de compartir la cultura, ya que se les ha robado ese derecho.

 

Para devolverles ese privilegio, Malacón Díaz resaltó que la escuela inclusiva debe adoptar estrategias, como devolver a niñas y niños, y a la juventud, su derecho a aprender; aprender mientras se enseña. Involucrar tanto a alumnos como docentes;  transformar el aula en comunidad de aprendizaje;  atender y desarrolla todas las dimensiones del ser humano: la cognición, la meta cognición, el lenguaje y el mundo de significados de la comunicación, los valores y normas y el desarrollo de la autonomía personal, social y moral; hacer de la educación un compromiso ético.

 

Por otro lado, el expositor mencionó que las barreras que limitan la educación inclusiva y que impiden la participación, convivencia y aprendizaje en la escuela son políticas (normativas contradictorias), culturales (conceptuales y actitudinales) y didácticas (enseñanza-aprendizaje).

 

“La experiencia en formación de centros (Proyecto Roma) demuestra que la clave del proceso de inclusión es el profesorado, ya que sus creencias, sus actitudes y sus acciones pueden generar un contexto favorable o no para la inclusión”, comentó Malacón Díaz, por lo que el profesorado debe sentirse apoyado y estimulado para laborar en la inclusión, sostuvo.

Siguenos en Facebook
Siguenos en twitter
Siguenos en Youtube